viernes, 27 de febrero de 2009

LA GARDENIA



Nombre Científico: Gardenia jasminoides
Nombre/s comunes: Gardenia, Jazmín del Cabo
De la familia: Rubiáceas
Orígen: Sudáfrica y Asia oriental

Descripción

Hojas: Es un arbusto de hoja perenne, con hojas carnosas, ovaladas y de color verde oscuro brillante.

Flores: Poseen un tono crema ligeramente amarillento y producen un intenso y agradable aroma. Pueden llegar a ser bastante grandes, midiendo hasta 10 cm. de diámetro.

Tallo: Presenta una estructura muy ramificada.

Altura: El arbusto, en su conjunto, puede llegar a alcanzar los dos metros de altura.

Cuidados

Abono: A menudo, requiere la ayuda de abonos ricos en potasio para que sus flores sean lo más hermosas posible, y nitrógeno, para que adquiera vigor cuando se está desarrollando.

Riego: Aunque no debemos pasarnos de agua ni encharcar el suelo, tendremos que mantener el terreno húmedo. Se regará menos en época de desarrollo. Lo mejor es utilizar agua de lluvia sin cal, que suele tener en gran cantidad la del grifo. La clorosis, o el amarilleo de las hojas, se suele deber a carencias de hierro en el agua.

Luz: No requiere mucha luz, y prefiere que ésta no incida directamente sobre ella, por eso lo mejor es cultivarla en semisombra. Puede ser conveniente que tome algo de sol de las horas en las que la luz no es muy intensa.

Temperatura: Los climas templados y cálidos son los ideales para la gardenia: entre 15º C y 30º C. Las temperaturas frescas de las noches de finales de septiembre servirán para favorecer la aparición de flores durante el invierno.

Poda: Cuando finaliza la floración, estamos ante la mejor época para podar si tenemos ya un arbusto consistente. Debemos retirar las flores que se han marchitado, para que la planta siga teniendo buenas floraciones en las siguientes temporadas.
Sustrato: El mejor suelo para cultivar gardenias es aquel que está bien drenado y es ácido, con un pH de entre 5 y 6,5.

Trasplante: El trasplantado se realiza antes de que comience la brotadura, las plantas viejas como máximo cada 3-4 años, teniendo cuidado de no dañar sus raíces. No se debe colocar la planta a mayor profundidad.

Multiplicación: La propagación de la gardenia se puede realizar por esquejes y a través de cultivo in-vitro. En primavera se puede multiplicar mediante esquejes.

Floración: Las flores aparecen entre mayo y octubre.

Temporada: Las temporadas más adecuadas para su cultivo son la primavera y el otoño.
Otros datos de interés.

Plagas y enfermedades: Los peligros más frecuentes a los que se expone esta planta son el ataque de ácaros como la araña roja y la mosca blanca. La primera plaga se trata de unos insectos de unos 0,5 cm que apenas se aprecian a simple vista y que atacan las hojas originando un punteado amarillo que en ocasiones provoca la caída de las mismas. Estos bichos no soportan el agua, por lo que es necesario pulverizar la gardenia de forma frecuente para acabar con esta plaga.

En cuanto a la mosca blanca, se trata de un pequeño insecto de unos 2 mm que picotea las hojas para absorver la savia dejando un excremento que favorece la aparición de hongos que ennegrecen las hojas, que quedan envueltas en una sustancia pegajosa y brillante que acaba con su caída. Un remedio a este problema consiste en lavar la planta con abundante agua y jabón o plantar cerca especies aromáticas, que tienen un efecto repelente sobre este insecto.

Jardín o macetero: En invierno, conviene tener la gardenia en una maceta para introducirla en el interior de nuestra casa y protegerla así del frío.

Resistencia al frío/calor y humedad: En la estación invernal, si tenemos la gardenia en una maceta, es mejor resguardarla en el interior, pues no soporta las heladas.

Posibles usos culinarios, salud, cosméticos: El mayor atractivo de la gardenia es su empleo como planta ornamental en macetas por su aroma y la belleza de sus flores. Su fragancia se emplea en la elaboración de perfumes, pero también contiene sustancias con diversas propiedades. De ella se extrae un pigmento amarillo que evita la oxidación de los alimentos procesados. También se extrae un pigmento azul oscuro que se utiliza como colorante alimenticio. El ácido gardénico es utilizado en medicina para provocar abortos a principios del embarazo y de sus hojas se extraen sustancias que se emplean en la medicina tradicional china para tratar enfermedades como la leucemia.

Curiosidades

Aunque se trata de un arbusto cultivado durante muchos años en Occidente por sus hermosas flores, en realidad, la gardenia procede de lugares paradisíacos y exóticos. Los orígenes se encuentran en Sudáfrica y Asia Oriental. Existen dos variedades: la asiática tiene por nombre científico ‘Gardenia jasminoides’ y es la más extendida en Europa. Procedente de África es la ‘Gardenia thunbergia’, que sirve de modelo genético para otras variedades de gardenias. Su nombre proviene de un botánico sueco, Thunberg.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada